Todo aquel que hace lo malo sin arrepentimiento, aborrece a Dios

Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Juan 3:20.

(( Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz )) La palabra (hace) significa en Lengua Española: Ejecutar, Realizar. Todo aquel que hace lo malo realiza y ejecuta maldad. La palabra (malo) viene de la palabra maldad, que a su vez se relaciona con el pecado, la depravación.

Todo aquel que hace lo malo, es cautivo de la maldad, la cual produce cautividad demoníaca, por tanto, su condición pecadora le impide que se acerque a Dios, porque tiene ataduras espirituales que le atan para perdición.

´´Aborrece la luz´´ La palabra (luz) tiene varios significados, entre ellos: La palabra de Dios (Salmos119:105) Jehová Dios (Salmos 27:1)  Jesucristo (Juan 8:12). Las personas que aborrecen la luz, es porque están esclavizada del pecado y la maldad. Nota: Todo ser humano que no se acerca a la luz y planea la destrucción de lo que Dios ha creado, es porque aborrece la luz y su mente está entenebrecida ( sin conocimiento de Dios).  

´´ Y no viene a la luz ´´  El hacer lo malo constantemente,  le da potestad a los demonios para esclavizar una persona y detenerla e impedirla para que no vaya a la luz. Es un estilo de vida mucha veces sin sentimiento de culpabilidad, un estilo de vida engañoso sin ver la realidad.

(( Para que sus obras no sean reprendidas )) Las tinieblas no permitirán que el que hace lo malo se acerque a Jesucristo, porque sus obras quedarán descubiertas. Los planes  malignos que se hacen ocultos, están revelados ante Dios. Nota: muchas veces no son las personas que no vienen a la luz, son los demonios que impiden que esas personas se acerquen.  

Pero Dios ha dado al hombre una oportunidad para que abra su corazón y reflexione que hay un camino de vida y salvación (Romanos 5:8) que hay una esperanza no importando en la condiciones en la que se esté, Jesucristo no te rechaza, Él está esperando que tu le acepte como único y suficiente salvador, que espera, levántate, sacúdete que tienes todavía oportunidad en Dios, a través de Jesucristo, quien salva, sana y rompe las cadenas. 


Testifica a Jesucristo como tu salvador.

(Juan 3:16) (Hechos 4:12) (Salmos 62:1) (Romanos 10:10) (2 Pedro 3:9).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes