A través del endemoniado gadareno la Biblia revela lo oculto de las tinieblas

 

Y arribaron a la tierra de los gadarenos, que está en la ribera opuesta a Galilea. Lucas 8:26.

La expresión (gadarenos) significa: habitantes de gadara (Gergesenos). Lucas presenta una ubicación para esta zona, la cual la sitúa en la ribera opuesta a Galilea. 

Al llegar Él (Jesús) a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad, endemoniado desde hacía mucho tiempo; y no vestía ropa, ni moraba en casa, sino en los sepulcros. Lucas 8:27.

Jesús al momento de pisar tierra, en ese territorio, provocó en el ámbito espiritual que un hombre fuera a su encuentro. Conocemos que en esa ciudad había un endemoniado, cómo puede pasar en cualquiera otras ciudades en este tiempo actual. En este versículo, la Biblia nos enseña ciertos detalles que vemos posiblemente en personas que se encuentran a nuestro alrededor en un pueblo o ciudad. Los detalles son lo siguientes:

  1. Observamos personas caminando denudas por las calles.
  2. Personas que viven en la calle y caminan sin rumbo.
  3. Personas que moran en los cementerios.
  4. La mayoría de estas personas, la Biblia la presenta como endemoniada, porque su condición está relacionada con el ámbito espiritual. 
Este, al ver a Jesús, lanzó un gran grito, y postrándose a sus pies exclamó a gran voz: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes. Lucas 8:28.

Donde llega Jesús, los demonios tienen que manifestarse, tienen que doblar su rodillas ante Él, y reconocerle como el Hijo del Dios Altísimo. También  los demonios creen y tiemblan (Stg.2:19).

Porque mandaba al espíritu inmundo que saliese del hombre, pues hacía mucho tiempo que se había apoderado de él; y le ataban con cadenas, era impelido por el demonio a los desiertos. Lucas 8:29.

Jesús, es el que tiene la autoridad, de echar fuera a todo espíritu inmundo que cautiva al hombre. En el nombre de Jesús, los demonios tienen que salir fuera. Aquí conocemos, que hay espíritu que están dentro de la persona, que por medio de ellos hacen diversas manifestaciones y son llevadas las personas a deambular por diferentes lugares sin rumbo fijo. Sólo a través de Jesús pueden ser libres. 

Y le preguntó Jesús, diciendo: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él. Lucas 8:30.

A través de Jesús, conocemos, que los demonios (seres espirituales malignos) tienen cada uno su propio nombre. En un grupo de demonios, hay un demonio líder, en este caso, ese demonio se llamaba (Legión). Para que tengan cierta idea, una legión de soldados romanos, alcanzaba la cantidad de aproximadamente 6,500 soldados. Conocemos, por tanto, cuanto demonios pueden habitar en una sola persona. 

Y le rogaban que no los mandase ir al abismo. Lucas 8:31.

La palabra (abismo) se relaciona a una prisión de oscuridad que está ubicada en lo más profundo del infierno.

Había allí un hato de muchos cerdos que pacían en el monte; y le rogaron que los dejase entrar en ellos; y les dio permiso. Y los demonios, salidos del hombre, entraron en los cerdos; y el hato se precipitó por un despeñadero al lago, y se ahogó. Lucas 8:32-33.

En este versículo, conocemos, que los demonios también pueden entrar en los animales y atormentarlos a tal punto de matarlos. Nota: Los cerdos dice la palabra (se precipitaron por el despeñadero) los cerdos por su propia cuenta nunca lo iban hacer, vemos, como influyeron los demonios para este acto. De igual manera, los demonios lo hacen con las personas que no tienen a Cristo como su único y suficiente salvador. 

Y los que apacentaban los cerdos, cuando vieron lo que había acontecido, huyeron, y yendo dieron aviso en la ciudad y por los campos. Lucas 8:34.

Los que apacentaban los cerdos, vieron, pero no creyeron en Jesús por sus corazones endurecidos, aún así dieron testimonio a los demás. Nota: hay personas, que ven el milagro de Dios, más no se arrepienten, quedan como simples espectadores. 

Y salieron a ver lo que había sucedido; y vinieron a Jesús, y hallaron al hombre de quien habían salido los demonios, sentado a los pies de Jesús, vestido, y en su cabal juicio; y tuvieron miedo. Lucas 8:35.

Este versículo nos revela, la obra que hace Jesús en una persona, la cual, al recibirle, es transformada y hecha una nueva criatura.

El cambio que hizo Jesús en el endemoniado gadareno se presenta de la manera siguiente:

  • Lo liberto de una legión de demonios.
  • El gadareno se rindió a los pies de Jesús.
  • Estaba ahora vestido, lo cual representa, que las personas cuando son libertada y salvadas, reciben una vestidura espiritual.  
  • El gadareno estaba en su cabal juicio.

Reflexión:
Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres. Juan 8:36.

"Sólo a través de Jesucristo puedes ser libre de toda cautividad y engaño de las tinieblas".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes