El mandamiento principal

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Marcos 12:30.

En este versículo donde está Jesús declarando este mandamiento, nos damos cuenta de que Dios exige un corazón con un amor verdadero. Por el amor de Dios, Jesucristo se dio en sacrificio vivo en la cruz por el pecado del hombre. El amor verdadero que la carne no puede dar, y que sólo proviene de Dios, es con el cual el hombre puede amar a un Dios santo y vivo.

Dios demanda al hombre amarle sólo a Él como el único Dios entre dioses ficticios y vanos. El mismo Dios en la persona de Jesús, nos da las instrucciones para saber como debemos de tener una relación con Él. 

¿Cuales son estas instrucciones?

(1) Amar a Dios de todo corazón, implica, un corazón limpio, puro, arrepentido (2) Un alma que no esté apegada a las emociones y a los deseos de la carne, sino a Dios (3) Una mente que no esté puesta en el pecado, sino, puesta en Cristo (4) Dios demanda que nos esforcemos por ser fiel y mantenernos firme ante  toda adversidad.

Dios mio ayúdame a amarte con todo mi corazón, alma, mente y fuerza, tu eres el único Dios de mi vida. Gracias Jesús. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes