Luchando contra la carne


Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?. Mateo 26:40 RVR60.

En estos versículos del capítulo 26 del libro de Mateo se presenta lo que es la oración de Jesús ante de su arresto en Getsemaní, la cual nos da una enseñanza de lo que es la condición humana, para nuestra vida cristiana.

En este versículo, se presenta,  una de las causas que se levanta en contra de la oración ¿cuál es? el sueño y el cansancio en las personas. El sueño provoca, que las personas no se levanten a una hora determinada en la mañana o madrugadas, a no ser, en algunos casos por el cansancio de un trabajo físico que se haya hecho. También en este versículo, podemos considerar, que el tiempo mínimo para una oración, es aproximadamente una hora. 

Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Mateo 26:41 RVR60.

<< Velad >> Esta palabra se traduce como (Mantenerse despierto), significa, que el cristiano, tiene que mantenerse despierto, osea, estar con sus pensamientos puestos en Dios, en su Palabra, no dormirse espiritualmente.

< <  Tentación  >> Esta palabra se traduce del griego al español como ( Trampa, lazo, truco ), significa, que el cristiano puede caer en la trampa, cuando no está venlando con su mente puesta en Dios. Nota: el cansancio de los discípulos, se debió principalmente a sus condiciones humanas. 

<<  Carne  >> Esta palabra hace referencia al cuerpo, simboliza lo que está afuera, simboliza, la naturaleza humana caída, sus debilidades, sus pasiones.

¿Qué produce los deseos de la carne en el cristiano? maquinar en la mente y llevarlo al pecado, a través de los miembros que conforman el cuerpo (Ro. 7:23).

¿Que provoca la carne? provoca que el cristiano haga lo que no tiene que hacer (Ro. 7:15).

¿Cómo sometemos la carne al espíritu? La respuesta la enseña Jesús:

 Primero, debemos de poner nuestros pensamientos en Dios, manteniendonos despiertos en la meditación de la Palabra, para no caer en la trampa de la carne y las tinieblas.

Segundo, tener un estilo de vida de oración, la oración provoca, que no caigamos en tentación (en engaño, en lazo, en cautividad) y podamos someter la carne.

RECUERDA: la carne atacará produciendo sueño, cansancio, poca voluntad, pero la oración la someterá a la voluntad del espíritu del hombre, el cual es el que tiene comunicación con Dios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones Recientes