El demonio que estaba oculto dentro de la iglesia


Y entraron en Capernaum; y los días de reposo, entrando en la sinagoga, enseñaba. Marcos 1:21.

Aquí la palabra indica, que Jesús y sus discípulos entraron en la ciudad de Capernaum, este nombre significa ( Aldea de Nahum ), pueblo a orilla del mar de Galilea. Esta ciudad estaba gobernada por espíritus de incredulidad, lo puedo declarar porque la  Biblia lo presenta ( Mateo 11:23 ).


Y se admiraban de su doctrina; por que les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. 1:22.

¿Que causó Jesús? admiración por su palabra ( Les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escriba ). Significa, que la autoridad de Dios para enseñar su palabra, no estaba en los escribas por causa de sus religiosidades, sino que la autoridad la tenía Jesús.

Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces. Marcos 1:23.

El espíritu inmundo no se manifestó en esa sinagoga hasta llegar Jesús, por tanto, cuando llega el poder de Dios a un lugar, los demonios tienen que manifestarse y salir reprendidos, por que no resisten la presencia de la gloria de Dios. Donde no hay santidad,  presencia, y donde no hay presencia no hay poder, y donde no se mueve el Espíritu Santo, lo que hay es demonios.

Diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Marcos 1:24.

Los únicos que no sabían quien era Jesús, eran los fariseos y las personas que estaban segada por la incredulidad. Los demonios sabían quien era Jesucristo, los demonios tiemblan ante la presencia de Dios (Stg.2:19).

Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él!. Marcos 1:25.

Aquí hay una guerra espiritual, la autoridad y el poder de Jesús, es superior a la del diablo y sus demonios, bastó con una orden para que el demonio callara. 

Y el espíritu inmundo, sacudiéndole  con violencia, y clamando a gran voz, salió de él. Marcos 1:26.

El demonio que estaba oculto en la sinagoga, no pudo resistir a la presencia de Jesús, tuvo que salir a la luz y manifestarse. Jesús echó fuera a este espíritu inmundo con tan solo su palabra "Sal de él".

Notas:

¿Que no puede hacer Jesús por tí?

Sólo basta que tu le crea y no actúe como los fariseos y los moradores de la ciudad de Capernaum, los cuales eran incrédulos y aún viendo los milagros que hacía Jesús no le creyeron.

Sólo crees en Jesús y verá su gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes