El que hace lo malo, le espera su consecuencia


Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de Madián por siete años. Jueces 6:1 RVR60.

La vida del hombre se basa  conforme a como esté su obediencia ante Dios, una vez que el hombre se acerca y le conoce obtiene la esperanza y la protección, pero si ese hombre se aleja, y comienza a vivir una vida de desobediencia y rebeldía, las cosas comenzarán a cambiar, las adversidades y la destrucción estarán muy cerca de su camino. 

El pueblo de Israel dice la Palabra que hizo lo malo, la palabra (Malo) se relaciona con la expresión (Malvado) que a su vez denota una persona que vive sin ley, o sea a su manera. Por consiguiente, toda persona que conoce a Dios y se aleja, también toda persona que no conoce a Dios y obra en maldad tendrán su consecuencia ¿Por qué? porque la paga del pecado es muerte (Ro. 6:23). Como resultado de la desobediencia a Dios, el pueblo de Israel fue entregado a Madián, la expresión ( Y Jehová los entrego en mano de Madián ) significa, que Madián iba a tener el dominio del pueblo de Israel, lo iba a someter al yugo de la esclavitud. Cuando un cristiano peca y no se arrepiente, cae en el yugo de la esclavitud de los demonios ( Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5:1). Dios  le hace un llamado al hombre impío, para que deje su camino, y al hombre inicuo, para que deje sus pensamientos y se vuelvan a Él y les perdone ( Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Isaías 55:7 ). 

Oración de fe:

Dios mio reconozco que soy pecador, que he obrado en maldad, perdóname, me arrepiento, acepto a Jesucristo como mi único salvador, limpia mi pecado con su sangre, sálvame, pueda yo permanecer firme hasta el final, en el nombre de Jesús amen.

Oración para una persona descarriada:

Dios mio, yo reconozco que me alejé de tus caminos, que me he convertido en un rebelde, en un practicante del pecado, pero ahora yo me arrepiento, reconozco que he pecado, reconozco que me he descarriado, clamo ante tu presencia, Padre, restaurame, rompe las cadenas que me atan por mi desobediencia, anhelo estar en tu presencia por siempre, perdóname en el nombre de Jesús amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes