Un corazón y un espíritu nuevo


Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, 20 para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios. Ezequiel 11:19-20 RVR60.

Desde el capitulo 4 hasta el 24 de este libro de Ezequiel, conocemos los juicios de Dios por los pecados de Jerusalén, y las abominaciones en la que cayó la casa de Israel (Ez.8:6) y sus ancianos (Ez.8:12) y principales (Ez.11:1-2) los cuales fueron caídos a espadas (Ez.11:10) y la tierra de Israel fue dada a los que estaban dispersados, a los que habían sido alejados por los moradores de Israel (Ez.11:15). Para volver este remanente a la tierra de Israel, el Gran Yo Soy tubo que obrar en sus corazones y espíritus y darle una primera parte de esa promesa (Ez.11:19-20) para luego en un futuro cercano completar esa promesa en su pueblo (Zacarías 13:9).

La Palabra de Dios en este libro de Ezequiel es para el pueblo de Israel, pero en estos versículos 19, 20, es aplicable a todo aquel que Dios regenera a través de su Espíritu Santo en el nuevo pacto.

<< Y les daré un corazón >> Cuando recibimos a Cristo como nuestro único y suficiente salvador ¿Que hace Dios? darnos un corazón nuevo, nos quita el de piedra y nos da uno de carne.

<< Y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos >> Estas palabras indican lo que había de acontecer a través de la obra redentora de Cristo en el madero, lo cual nos da su Espíritu Santo cuando le recibimos (Hechos 15:8-9).

<< Para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan >> El hombre caído no puede obedecer la Palabra de Dios en su vida, porque esta muerto en su delitos y pecados (Colosenses 2:13) tiene que obrar (El Yo Soy) en su corazón para que pueda vivir para Él.

Es momento de clamar a Dios, de reconocer que hay un Cristo que dio su vida por ti, que a través de su obra en la cruz, tu puedes recibir la salvación, no importando la vida de pecado en la que te encuentres, tu tienes una esperanza en esta vida, esta esperanza es Jesucristo en tu corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultimas Publicaciones

Entradas Populares