Cristianos, no se turben, confíen en Cristo


No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. Juan 14:1 RVR60.

Jesucristo estaba expresándole aliento, confianza a los discípulos, porque lo que había de venir, eran situaciones muy difíciles de sobrellevar, primeramente con la crucifixión de Cristo, la negación de Pedro, la traición de Judas, las persecuciones, los encarcelamientos, las muertes, iban a vivir situaciones muy angustiosas ya sin Jesús a su lado físicamente.

Vivimos en la actualidad tiempos últimos, en los cuales han estados surgiendo una series de acontecimientos nunca antes vistos como profetiza la Palabra, en la cual debemos de estar atentos (2Pedro 1:19). Por consiguiente han surgido una series de profecías de destrucciones para este mundo que lleva hasta los cristianos ha la preocupación, estamos viendo también la manifestación de la apostasía en la Iglesia de Cristo, estamos viendo la tibieza del cristiano (Ap.3:16) estamos viviendo en tiempos de juicios.

Cristo nos manda a no turbarnos en nuestros corazones, porque en el corazón se anidan las preocupaciones, esta palabra (Turbe) se relaciona a que el cristiano no esté viviendo perturbado, angustiado con lo que pueda sobrevenir en estos tiempos de juicios que estamos ya viviendo, Cristo nos da la paz, en un mundo inseguro y nos insta ha no tener miedo (Juan 14:27), no importa lo que escuchemos, ni lo que acontezca, Cristo manda ha los cristianos ha tener (Confianza) a renovar la fe cada día en Dios, aunque se derrumbe este mundo (Sal.46:1-2) nosotros tenemos una esperanza viva en Cristo (Col. 1:15) y anhelamos estar ante su presencia como expresa el Apóstol Pablo (2Co.5:6-8).

Tenemos que vivir en santidad, arrepintiéndonos de todo pecados cometidos, tener una relación de intimidad con Dios, predicar la Palabra a los cautivos, amar a nuestros prójimos, y sabiendo que tarde o temprano estaremos ante la presencia del Señor, por consiguiente debemos de mantener la calma y la tranquilidad, no debemos de dejar disminuir la fe en Dios, eso es lo que quiere el diablo en estos tiempos postreros, mas nosotros sabemos que (El Gran Yo Soy) es nuestro refugio, nuestra roca y nuestra confianza (Sal.94:22).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes