Buscando la ayuda de Dios


Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En Él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré. Salmos 28:7 RVR60.

<< Jehová es mi fortaleza y mi escudo >> El salmista David expresa que (El Yo Soy) es su fortaleza y escudo. Cuando el cristiano expresa que Jehová es su fortaleza y escudo, reconoce que Jehová es su protección, su cobertura que le protege como escudo, que está a su lado como un poderoso gigante (Jeremías 20:11).

<< En Él confió mi corazón, y fui ayudado >> Cuando se expresa que Jehová es nuestra fortaleza y escudo, mas allá de simples palabras que puedan salir de nuestra boca, se debe tener sobre todas las cosas,  la confianza plena, de que  se está expresando con fe, con la esperanza de que será realizado. ¿Y como se confía en Dios? Cuando tenemos una relación de intimidad con Dios, cuando vivimos santificandonos cada día (1Pedro 1:16)  y rechazando todo lo del mundo que contamina nuestras vidas (1Juan 2:15) pues Dios nos acerca mas a su presencia cuando llevamos una vida de piedad (De rodilla en oración). El salmista confió en su corazón y fue ayudado ¿Por qué? porque tuvo esperanza en Dios.

Debemos de vivir lleno de gozo en nuestros corazones, aún en momentos de adversidades, debemos de tener alabanza en nuestros labios para Dios, por sus obras poderosas, por su grandeza y misericordia (Sal.150:2).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes