¿El rosario es bíblico?


El rosario, podemos llamarlo como un objeto, el cual los católicos utilizan para orar (Rezar) y así encomendar sus peticiones a lo que ellos entienden le serán concedidas por medio de este acto.  

¿Es bíblico el rosario? De ninguna manera, porque en las peticiones, o rezos, se encomienda en su gran mayoría a María, como intercesora para sus necesidades, y en la Biblia no dice en ninguna parte que se le debe pedir a María, ni habla de que se debe utilizar rosario.

Se debe de tomar en cuenta lo siguiente aspectos, no conforme a madamientos de hombres, sino conforme a la Palabra de Dios:

1-  No debemos rezar ( Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. Mt. 6: 7). Rezar es  repetir una y otra vez la misma palabra, esto no es bíblico.

2- No debemos encomendarnos a María, ni ha santos (  ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.Ro.8:34). Solo en el nombre de Jesús, es que podemos llegar a la presencia de Dios (Juan 14: 13), la Biblia no dice otro camino (Juan 14: 6) solo Cristo es quien intercede por los suyos.

3- El rosario no es bíblico, lo que tenemos que utilizar ante la presencia de Dios, es nuestro corazón humillado ( Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Juan 4:23). Dios lo que busca es verdaderos adoradores, los cuales no utilicen mecanismo de hombres no bíblicos, sino que vallan a su presencia con un espíritu quebrantado.

Esta práctica del rosario, lo que es, es un mandamiento engañador del hombre, inducido por el error doctrinar, que no proviene de la Biblia.

Con respecto a María, los católicos, expresan que nosotros los cristianos evangélicos desechamos a María, lo cual no es cierto, lo que pasa es, que no podemos darles méritos que la Biblia no le da. Nosotros reconocemos que María fue una sierva bendecida (Lucas 1: 42) y que halló gracia delante de Dios (Lucas 1:30) y fue obediente (Lucas 1: 38) vivió plenamente para Dios, y eso lo debemos de reconocer.


Publicaciones recientes