¿Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni el Hijo?


Marcos 13: 32  Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

Hay doctrinas que utilizan este versículo para decir que Jesús no es Dios, porque no conocía la hora ni el día, y expresa que es unicamente el Padre, dando ha entender que Jesús no es Dios.

 En este capítulo 13 de Marcos, se hace referencia a las instrucciones de Jesús  a sus discípulos, y a lo que es su venida, dando a conocer  acontecimientos que se relacionan a su regreso.

Debemos de conocer lo que es la humanidad de Jesús en el momento que expresa esta declaración, porque en su humanidad, y por su propia cuenta no iba a revelar el día ni la hora ¿Por qué? porque no era la voluntad de Dios.

Tenemos que entender que Jesús no hablaba por su propia cuenta:

 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. Juan 12:49

Si Dios no reveló el día, ni la hora, tampoco Dios (Hijo) va ha revelarlo, porque es el mismo Dios corporizado en Jesús. 

Lo que se tiene que conocer es que Jesús no predicó por su propia cuenta, sino que era Dios mismo quien hablaba, y cuando Jesús clamaba al Padre lo hacia en su humanidad, y cuando Jesús hablaba, hablaba  Dios ¿Por qué?  porque Dios moraba en su interior, y no era Jesús quien hablaba, era Dios:

 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Juan 14: 10

 ¿Por que Jesús no reveló el tiempo? porque Dios así lo dispuso con su autoridad, porque al hombre no le he dado conocer ese día.

6- Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?
Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad. Hechos 1: 6-7.


1- Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba.
Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche. 1Tesalonicenses 5:1.

Publicaciones recientes