Siguiendo a Jesús

Una persona que sigue a otra, pasa por el mismo camino, enfrenta situaciones adversa que la persona que va siguiendo recibe, tiene que dejarse dirigir por el que va delante y ser obediente a sus mandatos para poder llegar.

Cuando aceptamos a Cristo tenemos que seguir firmes hacia delante con nuestra vista solamente en su reino (Lucas 9:62) no mirando hacia atrás, porque el que mira hacia atrás, es porque anhela lo que ha dejado, y lo que hemos dejado atrás, es lo que perece, lo que corrompe, lo que destruye nuestra alma.

Una vez en Cristo somos hechos nuevos, no hay vuelta atrás, estamos convencidos, no hay dudas en nuestros corazones, que el camino, la verdad y la vida, es Cristo Jesús amen. 


Por: Domingo Cruz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes