Ocupate de lo eterno

Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Romanos 8:6.

El ocuparse de la carne, es seguir sus anhelos y esos anhelos mayormente van en dirección al pecado (Muerte) porque la carne obra en pecado porque está adherida a el, y tu no lo podrás evitar, al meno que ayas aceptado a Cristo, y vivas conforme a su Palabra.

El ocuparse del Espíritu, primeramente conlleva haber creído en Jesús y morar el Espíritu Santo en tu ser para vida eterna, (Juan 7:38-39) para hacer todo lo que es de su agrado, en dirección de su voluntad.

Ocuparse del Espíritu, es orar constantemente, es amar a nuestros prójimos, es obrar conforme a la Palabra de Dios en nuestras vidas.

Para vivir ese proceso de como ocuparse del Espíritu, tienes que haber sido convertido en un nuevo hombre, apartado de toda mundanalidad, para que recibas esa vida y esa paz que sólo Cristo la puede dar amen.



Por: Domingo Cruz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes