Carne ni sangre heredan el Reino de Dios


1Corintios 15:50  Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

La carne y la sangre representan el pecado, la humanidad caída, por lo tanto no puede heredar el reino de Dios si antes no hay primeramente un arrepentimiento, una aceptación de Cristo, para recibir la esperanza de una resurrección en un cuerpo transformado e incorruptible.

 Este capítulo 15 trata sobre la resurrección de los muertos y de lo que conlleva.

La palabra (Resurrección) significa levantamiento, pararse de nuevo.


Contacto: solosalvacristo@live.com

Publicaciones recientes